Uno se atreve a mostrar algo de esa música propia y callada cuya historia viene de muy lejos. Y es muy importante escucharla… porque, a diferencia de los historiadores, la historia para el sujeto solo cuenta en la medida en que hagamos con ella un relato… Y conviene no obstaculizar ese momento con ideas previas, prejuicios y teorías.